La imagen Ahed Tamimi, palestina de 17 años de edad, se convirtió en viral el año pasado por un video donde se la veía enfrentando a un soldado israelí armado increpándolo por haberle disparado a su primo; luego sería arrestada y condenada a 8 meses en una prisión. A continuación les compartimos una entrevista que le realizó Amy Goodman para DemocracyNow.

La activista palestina Ahed Tamimi, de 17 años de edad, ha sido liberada después de pasar 8 meses en una prisión israelí. Tamimi ha sido llamada “la Rosa Parks” de Palestina. El año pasado se convirtió en una heroína para su pueblo —y para mucha gente de todo el mundo— cuando circuló en Internet un video de ella abofeteando a un soldado israelí fuertemente armado, cerca de la casa que habita con su familia en el territorio ocupado de Cisjordania. El incidente sucedió cuando Tamimi se enteró que su primo había sido herido gravemente por un soldado israelí, que le disparó en la cabeza con una bala de acero recubierta de goma. El video de Tamimi confrontando al soldado se difundió ampliamente por la red, convirtiendo a la joven en un símbolo de la resistencia palestina. Al poco tiempo, Ahed fue arrestada en medio de la noche e imputada por agresiones en una corte militar israelí. Fue condenada a ocho meses de cárcel y tuvo que celebrar su cumpleaños número 17 tras las rejas de una prisión israelí. Su madre, Nariman, también fue detenida, acusada de provocación por haber difundido en Internet el video del intercambio entre Tamimi y el soldado israelí. Ambas fueron liberadas a fines de julio.

Para saber más de este tema, hablamos con Ahed Tamimi, que se comunica con nosotros desde su casa en el pueblo de Nabi Saleh, en los territorios ocupados de Cisjordania.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.
AMY GOODMAN: Comenzamos el show de hoy con la historia de una joven descrita como la Rosa Parks de Palestina: Ahed Tamimi, de 17 años. El año pasado, Ahed se convirtió en un símbolo para el pueblo palestino después de que se volviera viral un video en el que se la puede ver abofeteando a un soldado israelí fuertemente armado cerca de la casa de su familia en la zona ocupada de Cisjordania, El incidente ocurrió justo después de que Ahed se enterara que su primo había sido gravemente herido por un soldado israelí que le disparó en la cabeza, usando una bala de acero recubierta de goma. El video de Ahed enfrentando al soldado circuló ampliamente por Internet, convirtiéndola en un símbolo de resistencia palestina. Ahed Tamimi fue luego arrestada en medio de la noche, acusada de asalto ante un tribunal militar israelí y sentenciada a ocho meses en una prisión israelí. Ella cumplió 17 años allí; celebró su cumpleaños 17 tras las rejas. Su madre también fue arrestada y acusada de incitación a la violencia, en parte por transmitir videos a través de Internet mostrando la interacción entre Ahed y el soldado israelí. Ambos, Ahed y su madre Nariman, fueron liberadas a fines de julio. La semana pasada, poco después de ser liberada, Nermeen Shaikh de Democracy Now! y yo hablamos con Ahed Tamimi en su casa en la villa de Nabi Saleh, en Cisjordania.

AMY GOODMAN: Ahed, bienvenida a Democracy Now! ¿Qué siente tras haber sido liberada de la cárcel?

AHED TAMIMI: Es una sensación extremadamente maravillosa. Espero que todos los prisioneros, hombres y mujeres, puedan experimentar esta alegría. Por supuesto, mi alegría es incompleta, porque mis hermanos y hermanas aún están en prisión. Espero que sean liberados y sientan la felicidad que yo siento hoy.

AMY GOODMAN: ¿Puede hablar sobre el día en que fueron liberadas? ¿Puede hablar de ese domingo y de a dónde las llevaron a usted y a su madre los militares israelíes?

AHED TAMIMI: Fui liberada de la prisión a las 5:30, y me llevaron a Rantees, pero le dijeron a mis padres que sería liberada en el puesto de control de Jbara. Hay casi una hora de distancia entre Rantees y Jbara. Ellos seguían jugando con mis padres, diciéndoles que aquí, luego que allí, luego que allá. Hicieron que mis padres fueran a todas partes. Al final, terminaron por dejarnos en la entrada al pueblo.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, ¿puede explicarnos qué la llevó a ser arrestada?

AHED TAMIMI: Fui acusada de golpear a un soldado. Fui acusada de 12 cargos, pero el principal cargo era el de golpear a un soldado frente a la puerta de mi casa. Mi objetivo no era golpearlo. No tenía la intención de golpearlo. Le había disparado a mi primo en la cabeza, y mi primo iba a morir a causa de esa lesión. El soldado que estaba frente a mi casa estaba disparando a niños y jóvenes en la calle. Yo no fui la que comenzó esto. Él era el que estaba frente a mi puerta.

AMY GOODMAN: ¿Puede hablar sobre Mohammed, su primo de 15 años, y explicar lo que el soldado israelí le hizo? ¿Qué pasa cuando uno recibe un disparo a quemarropa con una bala de acero recubierta de goma?

AHED TAMIMI: [Mi primo] estaba en una colina, y soldados israelíes se acercaron y le dispararon. La bala entró en su cabeza. Entró por el pómulo y quedó alojada en la nuca. Era una lesión mortal, y existía la posibilidad de que muriera. Su cirugía duró mucho tiempo. Le llevó mucho tiempo comenzar a caminar de nuevo, ponerse en píe y todo eso.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, ¿puede decirnos qué pasó después de que usted fuera arrestada? ¿Dónde la llevaron?

AHED TAMIMI: Me llevaron a un centro de interrogación. Y luego, de allí, me trasladaron a una prisión.

NERMEEN SHAIKH: Ha dicho que hubo varias ilegalidades durante su interrogatorio ¿Cuáles fueron esas ilegalidades?

AHED TAMIMI: El interrogatorio fue inapropiado porque hubo acoso verbal. El interrogador me decía: “Tu cabello es bonito. Tus ojos son bonitos”. No había mujeres soldados conmigo. A mis padres no se les permitió estar conmigo, ni a mi abogado. Amenazaron a mi familia diciéndome: “Si no confiesas, vamos a detener a toda tu familia”.

AMY GOODMAN: ¿Qué otras cosas le preguntaron en ese interrogatorio? ¿Hubo mujeres presentes, familiares, su abogado?

AHED TAMIMI: No, no había nadie conmigo. Me preguntaron por qué golpeé al soldado. El interrogador me hizo muchas preguntas durante el interrogatorio.

AMY GOODMAN: ¿Qué les dijo cuando le preguntaron por qué abofeteó al soldado israelí?

AHED TAMIMI: Durante todo el tiempo que duró el interrogatorio usé mi derecho a permanecer en silencio, y no confesé nada.

AMY GOODMAN: ¿Cuánto tiempo duró este interrogatorio, este interrogatorio unidireccional?

AHED TAMIMI: Hubo varios interrogatorios. De hecho, hubo cuatro interrogatorios. Cada uno fue diferente. Uno fue de cuatro horas; otro de cinco o seis.

AMY GOODMAN: ¿Usted estuvo sola durante todo el proceso, en ningún momento estuvo acompañada por un abogado o su familia?

AHED TAMIMI: En ningún momento. Siempre estuve sola con los interrogadores.

AMY GOODMAN: Con los interrogadores masculinos.

AHED TAMIMI: Sí, los interrogadores eran hombres.

AMY GOODMAN: ¿Puede hablarnos sobre su juicio?

AHED TAMIMI: Solían llevarme al tribunal periódicamente. Y siguieron discutiendo el caso e interrogándome, hasta que fui sentenciada a ocho meses.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, ¿cuáles eran las condiciones en la cárcel donde estaba detenida? ¿Había otros menores allí?

AHED TAMIMI: La prisión era un lugar muy, muy duro. Había otras 29 prisioneras conmigo. La cantidad variaba dependiendo de la situación. Las condiciones para las reclusas y los reclusos es difícil. Las habitaciones son muy, muy pequeñas. No hay ventilación. Nos negaban la asistencia médica y no nos permitían educarnos. Intentaron evitar que continuáramos con nuestra educación. Pero los prisioneros fueron siempre fuertes, perseverantes y constantes.

NERMEEN SHAIKH: ¿Y quiénes eran las otras 29 prisioneras? Dice que la cifra de prisioneras variaba. ¿Eran todas mujeres? ¿Había menores?

AHED TAMIMI: Había mujeres y había menores de edad. Había una mujer detenida bajo detención administrativa. Detención administrativa significa que la detención se basa en un caso no divulgado, así que la persona detenida no sabe por qué lo está. Las personas detenidas bajo esta figura solo asisten a tribunales administrativos, y su sentencia siempre se amplía. Al principio, pueden ser seis meses, pero luego la sentencia se ampliará cuatro meses. Ellos te dirán que tu detención administrativa es por seis meses, pero luego, después de seis meses, te dirán que la han extendido por otros cuatro. Después de esos cuatro meses, te dirán que la extienden otros seis. Es lo que ocurrió con el prisionero, que Dios lo tenga en su gloria, Ali Jamal, quien pasó siete años consecutivos en detención administrativa. Hay más de 350 menores en prisión, y tres están bajo detención administrativa. Las condiciones a las que los menores están expuestos en prisión son muy difíciles. La prisión no es un buen lugar para nadie. Y quienes administran estas prisiones ejercen mucha presión sobre las personas que están encarceladas, así que es una situación muy complicada. Espero que todos las personas encarceladas sean liberadas, especialmente si son menores de edad, tan pronto como sea posible.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, después de las críticas generalizadas, en 2009 Israel instituyó un tribunal militar separado para menores. ¿Ha cambiado algo desde entonces?

AHED TAMIMI: Nada ha cambiado. Hay menores que han estado detenidos por las autoridades israelíes durante más de 10 años, menores que han recibido sentencias de 13 o 14 años en prisión. El tribunal simplemente cambió su nombre. El juez sigue siendo un juez sionista. El tribunal sigue siendo un tribunal sionista. Sigue siendo un tribunal racista. En realidad nada ha cambiado.

NERMEEN SHAIKH: Usted viven en un pueblo llamado Nabi Saleh, ¿puede hablarnos sobre la situación de los asentamientos israelíes en esa área? Según informes, a los niños y niñas de Nabi Saleh se les enseña a tratar con los soldados israelíes si vienen a detenerlos, ¿es así?

AHED TAMIMI: En Nabi Saleh hay un asentamiento, el asentamiento de Halamish, que se apropió del manantial de Nabi Saleh. El pueblo de Nabi Saleh raramente recibe el abastecimiento adecuado de agua. Casi todas las personas residentes en Nabi Saleh han sido detenidas, o han recibido disparos o han sido acosados por los soldados israelíes. Tenemos más de un mártir. Durante la última década ha habido mucha resistencia dentro de Nabi Saleh, y perdimos cuatro mártires: Rushdi Tamimi, Mustafa Tamimi, Izz al-Din Tamimi, y hubo un joven que murió en Nabi Saleh cuyo nombre es Saba Nidal Obeid. Nabi Saleh es un punto de mucha resistencia. Siempre decimos que nuestro problema no es el asentamiento, nuestro problema es toda la ocupación. Podemos lidiar con el asentamiento, pero queremos que la ocupación termine.

AMY GOODMAN: Ahed Tamimi, en junio, mientras usted estaba en la cárcel, otro de sus parientes, Izz al-Din Tamimi, de 20 años, fue asesinado después de recibir un disparo en la espalda efectuado por un soldado israelí. El grupo israelí de derechos humanos B’Tselem dijo que su asesinato fue ilegal e injustificado. ¿Puede hablarnos sobre lo que pasó y cómo lo vivió estando en prisión?

AHED TAMIMI: Enterarme del martirio de Izz al-Din Tamimi mientras estaba en prisión fue algo muy difícil para mí. Fue muy, muy difícil. No sé cómo describir la sensación. Perder a alguien de tu familia mientras estás en prisión sin saber bien qué pasó, eso me generó mucha ansiedad. Fue muy difícil.

AMY GOODMAN: ¿Puede decirnos quién era Izz al-Din?

AHED TAMIMI: Izz al-Din era una persona muy tranquila y buena. Creo que estaba en la calle… yo no estaba allí, pero me dijeron que estaba en la calle, y lo estaban siguiendo, después de haber sido detenido hace un año, así es que vinieron a detenerlo de nuevo, y él se escapó, y le dispararon en el cuello. Lo dejaron desangrarse en el suelo hasta que perdió toda su sangre y murió.

AMY GOODMAN: Durante los ocho meses que usted estuvo en prisión hubo un gran levantamiento en Gaza, la protesta no violenta de la Gran Marcha de Retorno, que comenzó el 30 de marzo. El ejército israelí ha asesinado, hasta este momento, a más de 140 palestinos, hiriendo a unas 13.000 o 14.000 personas. ¿Puede hablar sobre lo que está sucediendo en Gaza y sobre la importancia que tuvo para usted cuando estaba en la cárcel y que tiene para los palestinos en Cisjordania?

AHED TAMIMI: Las Grandes Marchas del Retorno comenzaron en la época de la Nakba y han continuado hasta el día de hoy. Y la realidad es que la gente de Gaza todavía continúa realizando estas marchas. Esperamos que todos, incluso aquí en Cisjordania, y los que están fuera, sean parte de las marchas del retorno, tal como las que se realizan en Gaza. No solo Gaza tiene refugiados, hay refugiados palestinos en todas partes, y deberían poder regresar a su tierra, a su país.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, quiero mostrar a un video suyo de diciembre de 2012, cuando confrontó a un soldado israelí exigiendo saber lo que le había pasado a su hermano, que acababa de ser arrestado. Usted tenía 11 años en ese momento.

AHED TAMIMI: Mi hermano tenía 15 años. yo fui y les pregunté [a los soldados], les exigí una respuesta y les dije: “¿A dónde se llevaron a mi hermano? Tiene 15 años. ¿Qué puede haberles hecho?” Pero ellos no me respondieron. Me enojé, me frustré y comencé a gritarles.

NERMEEN SHAIKH: Y tres años después, se hizo viral un video en el que usted aparecía mordiendo a un soldado israelí que tenía retenido a su hermano

AMY GOODMAN: En el suelo.

AHED TAMIMI: Esto sucedió cuando ellos iban a detener a mi hermano, que tenía 12 años. El soldado intentaba detenerlo, así que fui a intentar liberarlo de las manos del soldado.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, mucha gente ha ensalzado su coraje por protestar de ese modo a una edad tan joven. ¿De dónde saca tanta valentía?

AHED TAMIMI: Todos los palestinos tenemos coraje. Es diferente de una persona a otra. Yo crecí en una familia donde me acostumbré a ver prisioneros, heridos y mártires. Eso alcanzó un nivel en el que dijimos: “Ya basta. Pongamos fin a la ocupación” Así es que decidí romper la barrera del miedo, para poder seguir defendiendo mi tierra.

AMY GOODMAN: Quiero leer un artículo de The Guardian. Dice así: “Ahed forma parte de la segunda generación de palestinos que crecieron bajo la ocupación. Su padre, Bassem, nació en 1967, el año en que Israel se apoderó de Cisjordania, Jerusalén Este, Gaza y los Altos del Golán, durante la Guerra de los Seis Días. Él y sus hijos solo han conocido una vida de puestos de control, documentos de identidad, detenciones, demoliciones de casas, intimidación, humillación y violencia. Esta es su normalidad”, dice The Guardian. ¿Puede hablar, en sus propias palabras, sobre lo que significa crecer bajo la ocupación?

AHED TAMIMI: Imagine ir a la escuela y encontrarse con un punto de control, y no poder ir a la escuela debido a este punto de control, o no poder ir a la universidad o al trabajo. O imagine que todos los días el ejército entrara a su ciudad disparando balas y gases lacrimógenos, y vivir con el temor constante de que alguien sea asesinado o detenido. Vivir en constante miedo a perder a alguien de tu familia. Vivir bajo la ocupación es algo extremadamente difícil. Ver al colono que está en tu tierra mientras que tú tienes prohibido disfrutar de ella es realmente difícil.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, tras su última protesta usted ha sido ensalzada como un símbolo de Palestina. ¿Qué opina de esto y cómo se ve a si misma como parte de la lucha por Palestina?

AHED TAMIMI: Estoy muy orgullosa de ser un símbolo de la causa palestina. Espero poder honrar este título y ser capaz de difundir en todo el mundo el mensaje del pueblo palestino, y de los hombres y mujeres que están en prisión.

AMY GOODMAN: ¿Qué le gustaría que sucediera en su país?

AHED TAMIMI: Espero que logremos la liberación de Palestina y el fin de la ocupación, para que podamos ir a donde queramos, cuando queramos, sin que nadie nos lo impida.

AMY GOODMAN: Respecto a las clases que tomó, ¿terminó la escuela secundaria en una prisión israelí? ¿Qué clases tomó? ¿Quién le enseñó? ¿Qué tipo de discusiones tuvo cuando estaba detrás de las rejas?

AHED TAMIMI: Tomamos clases con la prisionera Khalida Jarrar, y aprendimos matemáticas, árabe, inglés, historia, geografía y ciencia. También tuvimos clases de derecho internacional. Tomamos muchas clases diferentes.

AMY GOODMAN: ¿Discutió su propio encarcelamiento como una menor? ¿Y temas sobre derecho internacional y sobre la ocupación?

AHED TAMIMI: Khalida Jarrar solía enseñarnos derecho internacional y sus diferentes convenciones. Revisamos todas las violaciones legales de las que fuimos objeto. No hubo ninguna mujer soldado conmigo durante mi interrogatorio, pero, según la convención, se supone que una mujer soldado debería haber estado conmigo durante el interrogatorio. Así que hablábamos de la conexión entre nuestros casos y el derecho internacional.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, planea usted convertirse en abogada. Por qué quiere estudiar Derecho.

AHED TAMIMI: Para poder usar la ley para defender la causa por la liberación de Palestina.

AMY GOODMAN: Ahed, su hermano está estudiando en la Universidad de Birzeit, cerca de su pueblo, en Cisjordania. ¿Piensa ir a una universidad palestina o irá a una universidad extranjera?

AHED TAMIMI: Aún no he decidido donde quiero estudiar. No lo he decidido, y aún no estoy segura.

AMY GOODMAN: ¿Su hermano está ahora en la universidad o en prisión?

AHED TAMIMI: Mi hermano está actualmente en prisión. Fue detenido mientras yo estaba en la cárcel.

AMY GOODMAN: ¿Consideraría estudiar en Estados Unidos?

AHED TAMIMI: Todavía no estoy segura. No lo he pensado en absoluto. Acabo de salir de prisión. No he tenido tiempo para sentarme y pensar en lo que quiero hacer.

NERMEEN SHAIKH: Ahed, ¿Cuál es su mensaje para Estados Unidos? ¿Qué le gustaría que supiera la gente en Estados Unidos?

AHED TAMIMI: Quiero dar las gracias a todas las persona de Estados Unidos que me han apoyado y defendido. Insto a todas las personas, de todas partes del mundo, a presionar a sus Gobiernos para que apoyen la causa palestina.

AMY GOODMAN: Ahed, usted ha hecho una distinción entre judíos y sionismo. ¿Puede explicar la diferencia?

AHED TAMIMI: Hay una gran diferencia entre el judaísmo y el sionismo. El judaísmo es una religión, como lo es el Islám o el cristianismo. Pero el sionismo, es la ocupación. Es la matanza. Es lo que cierra los puntos de control. Es lo que detiene a personas inocentes. Es todo eso. El sionismo es lo que está causando este conflicto con el pueblo palestino.

AMY GOODMAN: Mientras estaba en la cárcel ¿qué significó para usted la solidaridad internacional que recibió, en Cisjordania y Gaza, dentro de Israel y en todo el mundo?

AHED TAMIMI: Fue algo que me levantó el ánimo, por supuesto. Espero que estas muestras de solidaridad continúen extendiéndose a todos los demás prisioneros, hombres y mujeres, que permanecen en prisión.

AMY GOODMAN: Su madre estuvo en prisión durante casi el mismo tiempo que usted, y fue liberada con usted. ¿La vió en prisión? ¿Puede explicar por qué fue ella encarcelada?

AHED TAMIMI: Solía ​​ver a mi madre desde las 10:30 de la mañana a la 1:00, y de 2:30 a 5:00. No estábamos en la misma habitación, por supuesto, pero estábamos en la misma sección.

AMY GOODMAN: ¿Y por qué estaba ella en la cárcel?

AHED TAMIMI: Fue detenida por… no estoy segura. La acusaron de… no estoy segura. ¿Quizás porque trató de buscarme durante el interrogatorio? No tengo claro por qué detuvieron a mi madre.

AMY GOODMAN: Sé que tiene que irse, Ahed. ¿Planea continuar su activismo?

AHED TAMIMI: Por supuesto. Continuaré por este camino que ya comencé, y no rendiré hasta que llegue el día en que Palestina sea liberada.

AMY GOODMAN: Ahed Tamimi, de 17 años, hablando con nosotros desde su casa en Nabi Saleh, en los territorios ocupados de Cisjordania. Ahed fue liberada la semana pasada de una prisión israelí después estar encarcelada durante 8 meses. La activista de 17 años se convirtió en un símbolo para el pueblo palestino y para muchas otras personas en todo el mundo después de que se volviera viral un video que la mostraba abofeteando a un soldado israelí cerca de la casa de su familia, justo después de que Ahed se enterara de que su primo había sido gravemente herido por un soldado israelí que le había disparado en la cabeza con una bala de acero recubierta de goma. Esto es Democracy Now, democracynow.org, El Informativo de Guerra y Paz. Cuando volvamos, hablaremos sobre el primer intento de asesinato con un drone. Este ataque ocurrió en Venezuela, en contra el presidente Nicolás Maduro, este fin de semana. Quédese con nosotros.

Fuente: DemocracyNow

0
0
0
s2sdefault

Breadcrumbs