El decreto presidencial 683/18 firmado por el Poder Ejecutivo Nacional, pone al mando de la seguridad interna a las Fuerzas Armadas. En ese contexto Macri dispuso enviar al norte argentino; 500 militares que tendrán funciones en asuntos internos de la ciudadanía. Ls organizaciones civiles, políticas y de Derechos Humanos se unirán para marchar el jueves 26 a las 17 en el centro de la ciudad.

El decreto deroga artículos que disposiciones anteriores evitaban facultades excesivas a las fuerzas militares, habida cuenta de la dictadura más sangrienta sucedida en la historia argentina que en los setenta contó con la participación de empresarios y miembros del clero, como también de medios de comunicación, beneficiados económicamente por los negociados de la corrupción existente en la cúpula militar.

Entre el articulado que ayer modificó la presidencia, se encuentran: ARTÍCULO 1°.- Las Fuerzas Armadas, instrumento militar de la defensa nacional, serán empleadas en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de la REPÚBLICA ARGENTINA; la vida y la libertad de sus habitantes, o ante cualquier otra forma de agresión externa que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas.
ARTÍCULO 23.- El EJÉRCITO ARGENTINO, la ARMADA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA y la FUERZA AÉREA ARGENTINA conforman el Instrumento Militar de la Defensa Nacional; el cual deberá concebirse como una única instancia integradora de las formas y modalidades de acción propias de cada una de esas Fuerzas.

Ante estas modificaciones Mauricio Macri no dio explicaciones públicas a la población de cuáles son los posibles escenarios de conflictos externos que ameriten los cambios, menos aún, los de conflicto interno que justifiquen las derogaciones realizadas y las suplantaciones del articulado que se menciona, como de los otros considerandos en los que establece el retorno de las FFAA a cargo de los manejos internos del país. Un contexto similar a las vísperas del año 1974 cuando la triple A, comenzaba con las pruebas que luego concretaría en operativos emanadas desde la denominada Escuela de las Américas, respondiendo a los intereses norteamericanos, bajo el Plan Cóndor.
Salta no está ajena a esta realidad y aunque sus gobernantes estén "distraídos" en una campaña pre electoral por el 2019; el Pueblo se organiza para marchar visibilizando los peligros implícitos a nivel social en estas disposiciones para nada halagüeñas que rememoran al Terrorismo de Estado.

0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs