El domingo la Catedral basílica de Salta, se pobló en las vísperas del 9 de julio. En su habitual ceremonia dominical, presidió en el atrio mayor, el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, quien en la homilía sentó nuevamente los argumentos por los cuales, católicos se oponen a la ley por el aborto libre, seguro y gratuito.