En la ciudad de Metán el juzgado sobre Violencia de Género, en instancias de asistir a una víctima se encontró ante los reclamos de una familiar de la misma que trabaja en el Poder Judicial y a quien le habría parecido insatisfactorio lo obrado por el Juez en cuestión, Carmelo Paz. A consecuencia del contexto, la familiar –empleada del Ministerio Público Fiscal de la provincia- comenzó a mostrar sus opiniones y molestias en las redes sociales, focalizando en el magistrado, la frustración e impotencia que le genera la delicada situación de su hermana –la víctima- olvidando así el derecho a la intimidad de su propia familiar.

El arrebato de la empleada judicial, pretendió ser aclarado por el juez en un cruce de comentarios en la red social Facebook, lo que alteró el normal funcionamiento de comunicaciones entre dos miembros de la administración de Justicia provincial. Todo se desbordó al fin, cuando un medio de la ciudad de Salta, perteneciente a la familia Poma, hace público un audio editado de una conversación telefónica entre Gastón Poma y el Juez Carmelo Paz. El lenguaje llano de su señoría, llamó la atención, pues era la primera vez que en los medios se escuchaba a un letrado, dar cuenta de sus actuaciones en el caso, conforme lo que la legislación le tiene permitido hacer a un juez en casos de violencia de género y aquellas que no le son permitidas, como por ejemplo, disponer o inducir al encarcelamiento del agresor porque eso le corresponde al área Penal; dos instancias diferentes de la Justicia.

No se entiende en esto, si fue una operación mediática en contra del magistrado en Metán que atiende múltiples causas sobre violencia de género, o la preterintención de una empleada del Ministerio Público, cumpliendo órdenes internas en contra de Paz. En cualquiera de estos sentidos, se olvidó la propia hermana de salvaguardar a la víctima de una situación de vulnerabilidad que merecía respeto por lo acordado entre la señora, su abogado y el juez.

Declaraciones mediáticas

En declaraciones vertidas a un programa radial, Carmelo Paz, sobre lo sucedido, dijo: “esta persona está protegida por las medidas contra la violencia que se dictaron oportunamente, a través del juzgado  de Violencia a mi cargo, durante la feria, una vez recepcionada la denuncia.

Yo no la conocía a la señora, ni tampoco al señor, tampoco me hace falta conocerlos para dictar la medida, que dicté inmediatamente” con esto el juez Carmelo Eduardo Paz, admite que a pesar de vivir en la ciudad de San José de Metán, distrito judicial Sur, no tenía relación social con las personas involucradas en esta causa.

Por este motivo, el juez Paz, aclaró: “la señora hizo la denuncia y pidió hablar conmigo, en una audiencia que no estaba fijada todavía. Yo la atendí inmediatamente y ella pidió esperar la llegada de su abogado porque se quejaba que no se había hecho nada a raíz de su denuncia cuando ya se lo había excluido del hogar a su ex marido. Se lo había excluido del hogar y se le había puesto las medidas cautelares, correspondientes con la ley de Violencia de Género, ejercer en determinados casos” A esto Paz, además reconoció que cada caso es particular y que su labor; en cuanto a decisiones judiciales, no son por un método mecanizado sino todo lo contrario, lo que hace se dicten medidas inherentes a cada causa que se presenta en el juzgado para el cual trabaja.

carmelopazjuezdos

Carmelo Paz describió que en la audiencia solicitada imprevistamente por la víctima, participó el abogado de la misma “me llama la atención que se subestime tanto la presencia del abogado como si yo pudiera decir cualquier cosa en presencia de un colega y el colega no pudiera hacer las cosas como corresponde en caso de estar en desacuerdo o en incurrir en alguna causal de apartamiento, por pedido correspondiente actas y recusarme…sin embargo no se hizo así. Es más se fueron agradeciéndome. Lo que le hice a la señora fue empoderarla y le informé que yo no podía detenerlo al hombre y que las medidas que se incumplieran debían ejercerlas a través de la denuncia penal correspondiente porque después del dictado de las medidas, las víctimas tienen que seguir con un rol muy activo. No es que yo tenga que ponerme hacer todo lo que no hacen las víctimas.

Una vez que hacen las denuncias están las medidas de protección y una vez que se incumplen por el agresor que no reflexiona sobre las medidas. Porque cualquier hombre de bien reflexiona sobre las medidas, pero hay casos que no, y necesitan un abordaje psicológico. Por eso, mi juzgado no es penal” remarcó Paz.

Intervención de familiares

La confusión al caso se generó cuando familiares de la víctima consideraron que le correspondía al juez – de un fuero no Penal- arbitrar medidas de castigo, como lo es la disposición de encarcelamiento del agresor. Carmelo Paz, al referirse a este punto que generó la discordia y el encono de la empleada del Ministerio Público Fiscal, dijo: “¿qué pasa cuando se incumple la medida o la víctima, o la denunciante, advierte que el señor está merodeando el hogar o está queriendo estar al acecho controlando la actividad del hogar para ver, qué hace o no la señora, quien recibe o a quien no recibe? – preguntó el propio juez- y su exposición sobre esto fue “es hablar al 911 que inmediatamente se comunica con la Fiscalía, y la misma ordenará o pedirá las medidas que corresponden y en su caso pedirá al Juez de Garantías la detención si está en flagrante comisión del delito de desobediencia judicial”

Contestaciones en redes sociales

El juez de Violencia de Género en Metán, Carmelo Paz, había decidido responder por escrito en Facebook, las críticas que le realizara públicamente la familiar de la denunciante. Este cruce de opiniones, fue utilizado por periodistas metanenses, quien –tal como se menciona al principio de esta nota- mantuvo una charla con la agencia de noticias DDN, luego de la cual, Gastón Poma, además integrante de FM Noticias de Salta, le dice que esa conversación telefónica entre ambos, se haría pública, a lo que el magistrado accede sin mayores inconvenientes. “yo contesté en los comentarios del Facebook sin hablar de las partes, sólo hablé del procedimiento, en lo general de cómo se actúa en los casos de violencia, y la gente en los comentarios pide que se lo ponga preso. Escapa a mi órbita de actuación, la detención. Lamentablemente tienen razón de creer que el juez de Violencia tiene que poner presa a la gente pero no estoy facultado legalmente para eso. Una vez que se reforme la ley, se me permitiría a mí poner presa a la gente violenta… Pero lograr que el juez de Violencia, pueda poner preso, sería un gran logro en materia de Violencia. No sucede acá eso porque hay hechos que son Violencia pero no son delitos, entonces hace falta que intervenga el juez penal para configurar y analizar si se constituye o no en delito, un hecho violento” manifestó Paz.

El caso Milei

Carmelo Paz fue el juez que intervino cuando el columnista de Economía que trabaja en medios porteños, en ocasión de dar una conferencia de prensa en Metán, agredió verbalmente a la periodista Teresita Frías. Acción que le reportó al mediático Milei, la prohibición de dar o dirigirse públicamente a la afectada en cualquier modo, forma y medio.

La salvaguarda de la trabajadora de prensa, en ese momento, corresponsal para agencias de noticias porteñas, le valió congratulaciones locales al magistrado, en tanto que en Buenos Aires, la prensa a favor de Milei, lo criticó por lo que consideraron no era un hecho violento, siendo que los dichos vertidos en contra de la metanense, significan una agresión innecesaria ante una pregunta que Milei –en posición de poder- consideró ofensivo.

En el juzgado de Metán, ingresan entre 6 a 8 denuncias por Violencia de Género diarias, lo que cotidianamente habilita al menos 10 audiencias por estos casos.

0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs