La joven wichí que se fue de su comunidad en Apolinario Saravia, se presentó voluntariamente a prestar declaración sobre su paradero en Buenos Aires, luego que la familia sospechara de su decisión y la posibilidad de estar cooptada por una red de trata de personas.


anagrayfoto

Gray habría manifestado que su estado en la nueva ubicación es normal, voluntario y sin otras intenciones que las de comenzar una nueva vida de pareja, junto al hombre que conoció por Facebook y que le envió los pasajes para llegar hasta el partido bonaerense de La Matanza donde reside ahora.
En tanto que por exigencia de sus padres y abuelos de dos niños, mellizos que quedaron en Salta, hijos de la joven, Ana Gray se vio obligada a asistir ante la Justicia para dar los detalles sobre el nuevo vínculo amoroso y la decisión de permanecer a tantos kilómetros de su hogar originario. En solidaridad con Ramona, su madre, la Fundación Volviendo a Casa, presidida por Isabel Soria, participó de la búsqueda y contacto con Ana" explicó la dirigente social.
No obstante, aclaró: "Ella está en situación de vulnerabilidad; es una persona en situación de vulnerabilidad" y admitió que la joven manifestó su negativa a continuar viviendo en la comunidad wichí El Obraje 2, donde está la vivienda familiar que también ocupan sus hijos.
Soria, enterada de esto, hoy declaró: "Hoy Ana María no es víctima de trata ni de explotación sexual. Pero no se puede negar q si está en una situación de vulnerabilidad q la pone en una posición de una posible Víctimas de trata laboral o sexual" Agregó que "desde el programa nacional de rescate se le va a dar acompañamiento y se la va a incluir en programas nacionales, para que ella pueda sostenerse en BsAs. Mientras siga allá. Incluso se habló con un grupo de mujeres. Son las mujeres negras e indígenas que están en contacto con ella para también hacerle un acompañamiento permanente" aclaró Soria.

0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Noticias relacionadas

Breadcrumbs