El plan económico de Alternativa Federal, pide por la paridad cambiaria

Urtubey y su gabinete añoran el 1 a 1 del menemato. Así lo comenzaron a instalar al tema, mediante las declaraciones del asesor privado Racedo Aragón que se especializa en el área de turismo receptivo y cuya cercanía con el gobierno local y el sector electoral liderado por el salteño, es a través del Ministro, Fernando Yarade.
Yarade es quien se perfila como el candidato oficial, a pedido del propietario del Banco Macro, para la gobernación salteña.
En una entrevista realizada por un diario local, Bernardo Racedo Aragón dijo:" Yo pensaba, mientras escuchaba la charla, en lo que pasó con la crisis económica del año 2001, cuando la Argentina se convirtió en un país receptivo importante, con respecto a 2018, cuando de nuevo la paridad cambiaria le da una oportunidad a la Argentina de convertirse en un país turístico. Esta paridad cambiaria le permitiría a Salta captar gran parte del caudal de turismo receptivo internacional que pudiera haber. Hoy tenemos una estructura hotelera iniciada en una etapa, pero continuada en la otra. Inauguramos 220 hoteles en mi gestión, pero después se inauguraron 150 hoteles más. Llegamos a 70 vuelos, pero después entraron 70 vuelos más. Se fue dando una evolución que nos permite estar en un espacio de protagonismo a nivel nacional"
racedoaragon
¿QUÉ ES LA PARIDAD CAMBIARIA?


La paridad cambiaria es una situación que se produce cuando dos divisas cotizan al mismo nivel a consecuencia de una evolución natural o de una intervención política. Los mercados de divisas son algunos de los que mueven mayores cantidades de dinero cada día.-

¿QUÉ DETERMINA LA PARIDAD CAMBIARIA?

Para responder a esto, citamos a Manuel C Martínez, un economista que al respecto, explica: "Conviene saber por qué unas monedas tienen mayor poder adquisitivo en dólares que otras si todas son monedas fiduciarias o libres de respaldo físico alguno. Cuando tenían respaldo metálico se diferenciaban por su peso en gramos.

Bueno, la moneda fiduciaria tiene una paridad que le viene dada por los datos de una perversa fórmula impuesta desde hace muchas décadas por los EE.UU. o, más bien, por la alta burguesía financiera través del Fondo Monetario Internacional , por el mismo organismo imperial que se encarga de elaborar a su entera conveniencia los Presupuestos Nacionales de los países que se hallan a bajo su control económico por el sólo hecho de ser pendejos y deudores de dicho fondo.

Así, los países con grandes recursos de dólares porque sean exportadores de algunas mercancías importadas por los EE.UU. y otros países, pueden lanzar al mercado un gran volumen de circulante fiduciario para cubrir sus gastos burocráticos y para dotar de dinero oficial a las empresas privadas, a través de la banca privada, por ahora.

Con esas dos variables, dólares y moneda nacional, se calcula la paridad de dicha moneda frente al dólar: el circulante nacional va en el denominador del algoritmo prefijado, y el volumen de dólares en su denominador.

Asimismo, es de inferirse que cuando ese país inyecta capital dinerario a su economía para realizar inversiones-caso de las nuevas empresas industriales nacionales-y para mejorar los salarios tanto públicos como privados, esas nuevas inyecciones de dinero automáticamente devalúan la moneda nacional por cuanto crece el numerador si permanece constante el denominador. Este denominador está representado por las llamadas Reservas Internacionales que bien puede ser una cesta de divisas de conocido poder económico en el mundo.

De manera que la moneda fiduciaria nacional realmente se haya respaldada por dólares y otras divisas en lugar de metales preciosos, de tal manera que si un país no cuenta con más dólares no podría mejorar esos salarios nacionales ni aportar capital dinero en sus planes de desarrollo industrial. De aquí que sea el Fondo Monetario Internacional el ente imperial que se encargaría de aportar esos dólares necesarios para que cualquier iniciativa de desarrollo industrial no disminuya el poder adquisitivo de la moneda nacional correspondiente.

Esa perversa fórmula tiene muchos efectos negativos para los países porque no sólo promueve el endedudamneinto público, sino que mantiene la moneda nacional con "elevado" poder adquisitivo, lo cual le impediría al país su competencia en el mercado exterior donde reina precisamente la mercancía estadounidense.

Digamos que los EE. UU no sólo se lucran con los préstamos en dólares, sino que frenan la competencia externa para sus mercancías.

Obsérvese que después de la Segunda Guerra Mundial, sólo los países vencedores lograron industrializarse porque se repartieron el mundo económico de los vencidos"

Fuente consultada: diarios on line y aporrea agencia de noticias


0
0
0
s2sdefault

Artículos de la misma categoría

Breadcrumbs

Puede interesarte